Saltar al contenido
Ventiladorde.com

Ventiladores de pie

Incluso si tienes aire acondicionado central en tu casa, es posible que algunas habitaciones sean más cálidas de lo que te gustaría. Comprar un ventilador de pie para esa habitación puede ayudar a hacer circular el aire para que el espacio vital sea más cómodo.

Los ventiladores de suelo son muy cómodos ya que puedes desplazarlos sin problema por toda la casa.Se conoce también como ventilador de pedestal o de suelo, como su nombre indica, es lo suficientemente alto como para permanecer en el suelo y estable, enfriando la habitación.Sigue estas recomendaciones si quieres comprar el mejor ventilador de pie!

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar un ventilador de pie?

  • El mejor ventilador de pie debe ser un ventilador sólido, fuerte y robusto
  • Elige un ventilador de pie que te permita ajustar la altura y la velocidad del flujo de aire. Al inclinar un ventilador de pie ajustable hacia adelante o hacia atrás, tienes un mejor control sobre dónde sopla el aire del ventilador. Los ventiladores que te permiten dirigir el aire hacia el techo y de vuelta a una superficie plana, como una cama, proporcionan gran comodidad y enfriamiento.Son una buena opción para las personas a las que no les gusta tener un ventilador soplando directamente sobre ellas.
  • Elige un ventilador de pedestal con cabezal oscilante. Con un cabezal giratorio, el aire de un ventilador oscilante puede enfriar a varias personas en una habitación.
  • Busca un ventilador de suelo adecuado para el espacio que deseas enfriar. Un ventilador grande no sirve para nada si es demasiado grande para caber en la habitación que necesitas enfriar. Si dispones de un espacio pequeño y estrecho para enfriar, considera comprar un ventilador de suelo de torre en lugar de un ventilador de suelo tradicional.
  • Es recomendable comprar un ventilador de pie con palas grandes de metal. Las cuchillas de metal son capaces de mover más aire. 
  • Siempre será más cómodo un ventilador que sea fácil de mover. Busque ventiladores con manijas o ruedas convenientemente colocadas.
  • Comprueba las características de seguridad del ventilador. En caso de tener niños, busca ventiladores de pedestal con rejillas lo suficientemente pequeñas como para que los niños no puedan insertar sus dedos. El ventilador debe tener una base resistente que dificulte el vuelco y la carcasa del ventilador debe ser de metal o de plástico resistente.
  • Comprar un ventilador de pedestal con control remoto es muy recomendable si está dentro de tu presupuesto. Estos ventiladores permiten ajustar la velocidad y la dirección del ventilador sin tener que levantarse de su sillón. Algunos ventiladores incluso ofrecen temporizadores que los apagan automáticamente.

¿Dónde colocar tu ventilador de pie?

¿Te has preguntado por qué tu ventilador no enfría tu casa como quisieras? Esto puede ocurrir porque lo has colocado mal, en alguna esquina de tu casa o al centro de una pared, o en el sitio donde lo estorbe, etc.

El objetivo de un ventilador es refrescarte, no por ello tienes que tenerlo todo el tiempo al frente o detrás de ti. Solo procura que éste se encuentre libre de obstrucciones, es decir que no exista nada delante de él que impida que el aire fluya libremente. Procura también que este no se encuentre pegado a una pared porque de esa forma tampoco tendrá espacio desde el cual jalar el aire.

El ventilador extrae el aire de un lugar para llevarlo hacia otro. Si la corriente de aire que ingresa por tu ventana no es suficiente para mantenerte fresco, coloca un ventilador frente a ella de tal modo que las aspas den hacia dentro del cuarto y el motor hacia la ventana, de esa forma atraerá el aire del exterior haciendo que recircule en el interior. ¡Te sentirás muy fresco!

Los ventiladores soplan el aire direccionalmente, y toman el aire de detrás de ellos. La mejor manera de mantener la habitación fresca es abrir la ventana y ponerle un ventilador que mire hacia el interior, de esa forma atraerá el aire del exterior haciendo que recircule en el interior. ¡Te sentirás muy fresco!

Si cambiamos el escenario e imaginamos, digamos, un hogar cálido en un día caluroso de verano, la respuesta cambia un poco. En este caso, es probable que el interior de la habitación ya esté más fresco que el exterior. 

Si hay una brisa afuera, abrir la ventana permitiría que la brisa entre, lo que ayudaría a la evaporación del sudor y refrescaría a la gente. Sin embargo, el viento no suele ser constante, y es posible que termine dejando salir parte del aire más fresco de la habitación. Una manera de mantener un movimiento de aire más constante es combinar un aire acondicionado y un ventilador. Si tienes un aire acondicionado en una habitación (como su sala de estar) y está tratando de circularlo a otra (como su habitación), lo ideal sería poner un ventilador entre las dos habitaciones con el aire soplando hacia la más cálida.